La creatividad: un combustible renovable. Por Jairo Guerrero.


El Dr. Jorge Alfredo Carballo Concepción, Profesor Titular de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales en Cuba, habló del concepto "Creatividad como energía renovable"; es un pensamiento fascinante y un tanto paradójico si lo asimilamos desde el punto de vista de un planeta que enfrenta una fase de agonia frente a sus recursos.


Aún así me resulta interesante pensar, que como seres humanos, individuales, y pensantes, que no somos dueños de la energía solar, energía eólica, energía hidroeléctrica, biomasa y biocarburantes, energía geotérmica o la generada merced a las olas, mareas y corrientes marinas, "SI" somos dueños en cada uno de nosotros de una de las energías renovables más importantes del mundo; somos dueños de la creatividad, y cuyo inventario no solo se incrementa con el uso, sino que además, la competencia entre entes creativos, en lugar de saturar, atrae y estimula la actuación de nuevos entes productores de creatividad, lo que la hace además de renovable, un activo de dominio público con crecimiento exponencial.


Pero creo que para que la curva sea ascendente, este valor intrínseco del ser humano tiene que ponerse en marcha; en este mundo cambiante, somos llamados a dejar de actuar de una manera rea"c"tiva, moviéndo esa “C” al inicio, para comenzar a actuar de manera "c"-reativa.

El ejemplo más grande de esto vino con la pandemia; al principio muchos asumieron una acción reactiva, con lo cual no hubo desarrollo ni crecimiento, en comparación a los que tomaron una acción creativa, generando así auto-recursividad, innovación y autosuficiencia; y es que la única condición indispensable para llegar a ser exitoso y buen emprendedor, no es el tamaño de la chequera, ni el padrino que se tenga, ni la marca que lo patrocine…. realmente la única condición es la “creatividad”, “la idea novedosa”; cuando se tiene eso, se tiene la chispa que desestabiliza el equilibrio de las compañías, productos y servicios anquilosados y establecidos entre nosotros de manera monárquica y amañada.


Y si hablamos de comunicación, evidentemente la creatividad, destruye la dinámica aburrida y el discurso oxidado que escuchamos una y otra vez de boca de las marcas desde hace décadas.… “el detergente que blanquea”, “el político que acabará con la pobreza”, “el auto inteligente”, “el internet veloz”, “el osito que te alimenta de pan”, “la leche que si es de vaca”, bla, bla, bla.

Y es que la creatividad propicia cambios, mejoras, alternativas; propicia eso que tanto temen quienes se han asentado en su pequeño lugar seguro: fases de expansión y desarrollo. Una creatividad de generación y recepción de ideas, nos da nuevos referentes y estilos de vida y nos permite visualizar nuevos y mejores escenarios de presente y futuro en todos los aspectos.

Y concluyendo cito al El Dr. Jorge Alfredo Carballo Concepción, Profesor Titular Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales en Cuba quien dijo: “Creatividad, innovación y emprendimiento son consideradas competencias críticas para asumir los retos y realidades en el siglo XXI. La creatividad es de gran importancia para la capacidad innovadora de los ciudadanos, así como de organizaciones, empresas y sociedades. La cultura, la creatividad y la innovación son vitales para la competitividad y el desarrollo de nuestras economías y nuestras sociedades, y son tanto más importantes en tiempos de cambios rápidos y serios problemas”.


Así que estés donde estés, y hagas lo que hagas, siempre eres llamado a la creatividad.

La creatividad es un arma poderosa ante la ignorancia de las situaciones, pero solo será funcional si hay eco, es decir, que hasta los receptores necesitan ser creativos, transformando la manera de escuchar y abriéndose a la propuesta, de lo contrario, las ideas correrán el riesgo de convertirse simplemente en propuestas de una proactividad improductiva.

Por Jairo Guerrero

11 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo