Un Jeep atropella a Bruce Springsteen. Por Jairo Guerrero

Actualizado: feb 24


Mi reflexión llegó con la siguiente noticia: “Jeep suspende del aire su anuncio con Bruce Springsteen debido a que el artista habría sido detenido por conducir en estado de ebriedad en 2020” (Claro, lo suspenden después de que lo pasaran en el SuperBowl- primero hagámonos de la vista gorda y luego jodamos a Bruce).

El "dizque" pecado de Bruce a nadie le interesaba hasta que quedó expuesto por culpa de Jeep.

Con seguridad Bruce estaba tranquilo en su casa de New Jersey, recibiendo regalías de sus multiples discos de oro, y tal vez componiendo algún otro disco que se convertiría en leyenda, y sí, con una multa que a nadie le importa.

“Una miserable multa de la ley puritana norteamericana por haberse echado un par de cervezas”. Multa que en algún momento se resolvería sin tanto rollo, “pero llegó Jeep y lo jodió todo”.

Al respecto, investigué un poco para ver si Jeep estaba libre de pecado en su existencia, y voilà, resulta que no solo financió y ayudó a las tropas norteamericanas en la II Guerra Mundial inventando su clásico Willys (es decir, patrocinó la “guerra”), sino que además entre miles de las historias que deben tener bajo la alfombra, en su pasado reciente, Jeep fue acusada y llevada a juicio por haber manipulado las cifras y sus sistemas de emisiones de los modelos de diésel en Europa. En otras palabras, estaban envenenando aún más el planeta. Casi un pecado de lesa humanidad.

De cara a esa información, Ruth, mi pareja, comentó lo siguiente: “Se les olvidó que Jeep podía dañar la reputación de Bruce Springsteen 🙄”.

Me pareció un pensamiento alterno simplemente “genial”. Y fue el fundamento de este artículo.


Porque es verdad, por culpa de Jeep y todo el circo mediático que armaron, uno de los artistas más importantes del mundo, ocupaba de pronto todas las planas de la red y no por su música, sino enrojecido de titulares que denigraban su imagen y dañaban su marca como artista.

Ellos le hicieron más daño a él, que lo que él con un par de cervezas y una multa de tránsito le hacía a la marca.

“Qué miserables. La doble moral de una marca escandalizada con una falta humana, cuando sus propios pecados como marcas habían atentado contra la humanidad”

Así que me pregunto, y lo invito a usted querido lector a preguntarse también, ¿qué pasaría si la ecuación fuera al revés?

Y abro esta pregunta, porque las marcas se creen omnipotentes y creen que lo único que importa en este deal publicitario, es su imagen, cuando en realidad se trata de una sinergia; y es aquí donde tenemos de vuelta a Bruce vs Jeep.


¿Cuál de las 2 marcas pesa más?, la de Bruce o la de este vehículo. Ambos tienen prácticamente la misma cantidad de Fans en Redes Sociales, con la diferencia de que al señor Springsteen lo escuchan más personas en el mundo que a Jeep. Y con seguridad ha vendido más discos que los autos que habrá vendido Jeep.

“Así que, ¿quién afecta a quién?”, porque son las marcas las que necesitan humanizarse. Son ellas las que necesitan de estos influencers y no al revés.

¿Los abogados de Bruce pensarían en esto?, porque lo que le hizo Jeep a la imagen de Bruce Springsteen fue “daños y perjuicios contra su integridad personal y de marca” y eso es demandable.



Claro, a veces sucede al revés, y es el artista o el personaje público quien atenta contra la marca; como es el caso de Christian Dior y Gucci. La primera con su brillante idea de aunar a su legendaria casa de modas a Maluma y J Balvin, seguramente con la ilusión de convertir a “Dior en la prenda oficial del perreo”.




La segunda, con los 2 TikTokers que se peleaban por ver quien tenía más ropa de marca, y que se volvió tendencia en Twitter con 29.000 Tweets relacionados, debido a los personajes en cuestión, quienes según cientos de memes, parecían de la tribu urbana “chaca”.


Con respecto a este último (caso Gucci) muchos podrán decir: “La marca no puede controlar quien la usa y quien no”, pero qué creen, Ipsos MediaCT reveló en un estudio que los consumidores, en particular de edades entre 18 a 36 años confían en el UGC (User-generated content) un 50 por ciento más que en medios tradicionales, así que yo no descartaría la teoría de que estos tiktokers, por su aspecto, eran seguramente fans de Maluma, Balvin o algún otro reggaetonero, siguen sus contenidos y aspiran a ser como ellos.

No es de extrañar que estos chicos hagan parte de la estadística del estudio de Ipsos y hayan visto el anuncio de Christian Dior con Maluma o Balvin y salieron a tratar de lucir como reggaetoneros, pero con Gucci mientras tarareaban:

“La primera se desespera, se encojona si se lo echo afuera. La segunda tiene la funda y me paga pa' que se lo hunda - Usa Dior - La marca del perreo, la misoginia y de la música corriente” (letra de Cuatro Babys de Maluma)
"La asociación publicitaria siempre juega en 2 sentidos; para la marca y para el artista, y desde el marketing debe haber ganancia para ambas".

Pero para retomar y terminar con el caso Jeep que es el que importa, querida estrella de rock, la próxima vez que una marca toque a tu puerta para hacerte su voz.

1. Analiza su vida pública sino también su vida privada, su relación con la prensa, su pasado, sus pecados…


2. No olvides que se trata de un corporativo, por tanto tu vida privada puede tirarse por la borda por culpa de la marca, para lo que tendrás que tener diseñado un plan de contingencia frente a imprevistos e incluir una cláusula en el contrato.


A Dior y Gucci, ni como ayudarles.

------

Por Jairo Guerrero