A Stranger Thing Called "Running up that Hill" por Jairo Guerrero.

Actualizado: 17 jun



En vista de las decenas de recientes artículos empobrecidos acerca de la canción "Running up That Hill" de Kate Bush y el renovado amor a ella por estos días gracias a la serie Stranger Things, decidí hacer un artículo menos empobrecido.

Kate Bush, la cantautora inglesa, es una de esas gemas raras que se han mantenido firmes sin acobardarse, y pese a que a lo largo de su vida le han sacado a relucir ciertos significantes culturales para menospreciarla, es un ícono para muchos íconos. Prince, Peter Gabriel y Elton John colaboraron en canciones con ella y su trabajo ha inspirado a jóvenes talentos; Tori Amos, Björk, Joanna Newsom o St. Vincent por nombrar algunos.


Uno de sus temas insignia es por supuesto Running Up That Hill, en el que plantea este trato con Dios, para que dos mortales envueltos en una relación, puedan intercambiar de lugar y de esa manera poder entender eso que los daña mutuamente.


En una entrevista de Kate Bush para la BBC en 1992 dijo:

“Estaba tratando de decir que, en realidad, un hombre y una mujer no pueden entenderse porque somos un hombre y una mujer. Y si realmente pudiéramos intercambiar los roles del otro, si realmente pudiéramos estar en el lugar del otro por un tiempo, ¡creo que ambos estaríamos muy sorprendidos! [Risas] Y creo que conduciría a una mayor comprensión”.


Esta canción, lanzada 37 años atrás (1985) volvió a ser noticia gracias a Nora Felder, supervisora ​​musical de Stranger Things, que fue quien la propuso para que fuera el tema principal de una de las escenas clave en la nueva temporada de la serie más exitosas de los últimos tiempos en Netflix. Running at that Hill, llegó a ser # 1 en varios listados actualmente; logro que no tuvo en sus años mozos, pues al momento de su lanzamiento en el 85 tan solo logró llegar al puesto #38 en el Billboard Hot 100.

Claro, hoy se suman varios factores para haber logrado el #1: por un lado la parte emocional de los ochenteros resagados que siguen la serie, ya que esta, está plagada de guiños pop y recuerdos musicales de la década, por otro lado, las nuevas generaciones que vinieron a descubrirla por la serie y abarrotaron los plays de Spotify y iTunes haciendo crecer sus streamings en un 153%, y por último y lo más importante, el hipnotismo sonoro del tema en sí, hizo que el favor fuera a la inversa; no es la película la que hizo grande de nuevo a la canción, es la canción la que le dió poder a la escena, al punto que nadie olvidará lo que pasaba en Stranger Things cuando sonaba "Running up that Hill".

Pienso que es una canción rica en elementos operáticos y llena de esteroides en forma de sintetizadores con armonías intrigantes. Un tema profundamente personal y espiritual sobre la búsqueda de una mayor comprensión y el planteamiento de la conexión humana y nuestra relación con Dios; de hecho el nombre original del tema era "Deal With God", pero la mente puritana y los pocos huevos de los ejecutivos de la disquera en aquel entonces, sumado al hecho de que las estaciones de radio podían rechazar reproducirla por hacer alusión a Dios, hizo que al final se cambiara el nombre de la canción.

Pese a eso, en Italia no sonó, al igual que en Francia, Australia e Irlanda.


"Running Up That Hill" fue el primer tema que Kate Bush compuso para el álbum Hounds Of Love. Comenzó como una grabación aproximada de 8 pistas, realizada en su estudio casero, usando tan solo un LinnDrum, Fairlight CMI y un piano; siendo de hecho la pionera del uso del sintetizador Fairlight, en los años ochenta.

Su sonido y su producción fueron tan vanguardistas, que a pesar de que este demo se pasó a dos cintas maestras de 24 pistas para más sobregrabaciones, lo único que realmente cambió y se re-trabajó fue el hook que se hizo con el Fairlight; el resto de las ideas y elementos de la canción quedaron intactos, incluida la parte del LinnDrum.

Siempre desarrolló un sonido adelantado a su tiempo que combinaba graves pesados ​​con las etéreas notas altas, los swoops y los chirridos de su propia voz.

Running up that hill, hace que corramos cuesta arriba esa colina para descubrir que hay música que prevalece, y canciones que pueden aportar a la historia de la vida, y darle poder a un film, más allá de ambientar los créditos finales.


Por Jairo Guerrero.

 




78 visualizaciones4 comentarios