5 Lágrimas sin miedos. Por Jairo Guerrero

Actualizado: 4 abr


Un recorrido textual a través de 5 canciones de Tears For Fears.

Spotify me ha dicho con su algoritmo, la cantidad de veces que escucho ciertas canciones, y haciendo una regla de 3 exponencial, significa que en los últimos 20 años he escuchado “Everybody Wants to Rule the World” alrededor de unas 8 mil veces (432.000 minutos). Con esta cifra en mente, creo que era justo escribir acerca de "Tears For Fears", una de las bandas más arraigadas a mi vida desde que tenía 15 años. Un grupo que es parte fundamental de mi adolescencia y adultez musical.


Es por eso que me di a la tarea de ser minucioso y elegir 5 canciones.


Mis favoritas de Tears for Fears, incluyendo por supuesto "Everybody Wants to Rule de World", para reseñar algunos datos curiosos de ellas. Información inútil de esa que es valiosa tener cuando se es nerd, y que compilé de algunos libros de historia del rock que tengo en mis manos desde hace varias décadas, artículos de revistas y de algunas entrevistas que he seguido de la banda desde hace tiempo.



Quise ordenarlas en modo cronológico desde mi primera vez con Tears For Fears. Esta es su música sonando en mi vida:

 

1. A mis 15 años -1983- Pale Shelter

Cuando en el año 83 se lanzó The Hurting; Pale Shelter fue el sencillo que los puso en un lugar especial. Por un lado, y en palabras de Roland Orzabal, "la canción originalmente fue concebida como un tema de Pop, pero debido al tono de voz, el tema tomó un color totalmente inesperado";

esto sumado al hecho de que el título de la canción se inspiró en "Pale Shelter" , una obra bastante gótica y llena de agonía del pintor y escultor británico Henry Moore, se marcó el estilo synth melancólico y de culto por el que la banda sería adoptada de ahí en adelante en círculos sociales que definitivamente fueron más allá de pop y de la generación MTV. Inclusive en el video de MadWorld incluida en este disco, pareciera que el mismísimo Ian Curtis de Joy División hubiese poseído el baile de Roland Orzabal a través de la ventana.

Las letras fueron definitivamente el parte de aguas que los posicionó en un filo bastante interesante, porque aunque musicalmente muchas de sus canciones tienen ese guiño pegajoso, sus temas líricos suelen ser profundos, oscuros y melancólicos.

 

2. A mis 17 años -1985- Everybody Wants to Rule the World

"Con un concepto bastante serio: este tema trata de cómo todos quieren el poder, el de la guerra y el de la miseria que esta causa. Una canción que habla sobre la búsqueda del poder y cómo puede tener consecuencias desafortunadas.

Es una metáfora que refleja desde 1985 la realidad global del obsceno y obstinado deseo por el poder y el control absoluto. Y aunque la canción se escribió durante la Guerra Fría, los conflictos presentes hacen que siga vigente. Algo similar a lo que sucedió con la canción Russians de Sting (1985) , que se se ha relanzado en versión acústica a propósito de la situación en Ucrania.

--

En una entrevista con la revista Mix, el productor de la banda, Chris Hughes, explicó cerca del final de las sesiones de la grabación de Shout, Roland Orzabal entró al estudio y tocó dos acordes simples en su guitarra acústica, que se convirtió en el base de la canción.

"'Everybody Wants to Rule the World' fue tan simple y se transmitió tan rápido, y sin esfuerzo.

Lo más poético de esto, es que no hay realmente una anécdota profunda de la grabación, o una gran historia que contar, más allá de lo que cuenta la canción, y bueno.. su nombre: "Everybody Wants To Rule The World" es una línea de la canción de Clash de 1980 "Charlie Don't Surf”.


Dato no tan curioso: Un día Joe Strummer confrontó (de manera amigable) a Roland Orzabal en un restaurante, donde le dijo "me debes cinco libras". Roland buscó en su bolsillo y sacó un billete de cinco libras, aparentemente como compensación por robar la línea por su título de éxito.

Aunque muchas de las letras hablan de temas recurrentes como las relaciones, amor, desengaño, es la manera como lo han abordado, lo que las hace vivir en un universo poético, conceptual e inteligente.

 

3. A mis 21 años-1989- Woman in Chains.

Una canción que roba alientos cada vez que suena.

El cantante principal de Tears for Fears, Roland Orzabal, le dijo a Melody Maker que cuando hizo esta canción, estaba leyendo literatura feminista y que descubrió que hay sociedades en el mundo que no son patriarcales. Tienen a la mujer en el centro y que por consiguiente son mucho menos violentas y menos codiciosas. Es algo de lo que trata la canción, así como también el hecho de cómo los hombres tradicionalmente restan importancia al lado femenino, y al hacerlo, se pierden la oportunidad de tener todo lo que la mujer puede llegar a ser”.

Esta canción es un himno poderoso.

Dato no tan curioso: Phill Collins hizo parte de esta historia, ya que fue el baterista en la canción.


 

4. A mis 27 años-1995- Sketches of Pain

Es parte del disco "Raoul and the Kings of Spain", un álbum lleno de dicotomías.

A la critica no le gustó. Pero total, el disco no fue hecho para ellos.

Fue un disco donde solo apareció Roland Orzabal, pero aún así se presentó como de Tears For Fears. Lo interesante de este trabajo, es que evidentemente el objetivo no era comercial como la crítica mal entendió. El álbum guarda en si una narrativa muy personal de la vida de Orzabal la cual se basa en la herencia española de él, manejando en sus canciones un tema común: los valores de la familia y el catolicismo.

Sketches of pain, es una bellísima canción que se deja abrazar en su lírica por la obra de Vincent Van Gogh.

Dato no tan curioso: El nombre del disco deriva del hecho de que Roland originalmente se llamaba Raoul.



 

5. A mis 53 años -Año 2022- "No Small Thing”

The Tipping Point, el cual se lanza 17 años después de su último disco -Everybody Loves a Happy Ending- (2004). Es el resultado de una etapa oscura y confusa de sus vidas, en especial de Orzabal y la muerte de su esposa, hecho que lo sumió en una profunda depresión y que había dado por terminado a este duo, pero que durante la pandemia re-encontraron su luz, su esencia, y llegó la catarsis, reinventando su música y presentando un trabajo hermoso, emocional y profundo.

“A principios de 2020, Curt, Roland y un par de guitarras acústicas”.

La primera vez que tenían esa dinámica en décadas. Literalmente retrocedieron con la intención de buscar profundidad, corazón y alma para el nuevo disco. De repente surge ese riff tipo folk/country, un poco a lo Dylan, un poco a lo Johnny Cash y ahí comenzó todo.

Un espacio libre de cargas, sin preocupaciones por lo que demanda el mercado, el éxito, y siendo honestos con las influencias que tenían desde que eran pequeños. Ahí nació “Small Things” Un viaje sonoro que parece salido de un álbum de los años setenta o del folk acústico de los sesenta.


Una canción que te invita a vivir en ella. Es lo que sentí al escucharla por primera vez no hace tanto. Un tema virgen, despojado de toda tecnología que viaja en el aire. Ligero y lleno de paz.



 

Para cerrar este recorrido de 5 canciones con Tears For Fears, y citando al Psicólogo Estadounidense Janov: “Cuando hay amor tenemos el antídoto clave contra la neurosis, porque la ausencia de amor es el ingrediente esencial para que prospere la neurosis”… Y en mi relación con Tears For Fears hay mucho amor.

Y esta vez las lágrimas a las que se refiere el nombre del grupo, no son el reemplazo de los miedos (Tears for Fears), sino un condimento de emoción y alegría, porque en mi edad adulta estoy escuchando nueva música de esta super banda, que sigue construyendo nuevos recuerdos en mi cotidiano.




Por Jairo Guerrero

 

PD. La banda tomó su nombre de un capítulo del libro de psicoterapia "Prisoners of Pain" ("Prisioneros del dolor") del psicólogo estadounidense ArthurJanov.b

47 visualizaciones0 comentarios